18 nov. 2008

Fotos

http://viajarconnenesatanzania.blogspot.com/

Todas y cada una de las imágenes que se ven en este blog, han sido realizadas por el autor o miembros de su familia durante este viaje.


Crecen...

http://viajarconnenesatanzania.blogspot.com/
















Los “nenes” crecen. Aquellos niños que nos acompañaron en nuestra primera andadura transoceánica con 1, 7 y 10 años, ya tienen 6, 12 y 15 años. Después de una larga experiencia primero como viajeros solitarios ( en pareja), y luego como padres de tres peques, nos lanzamos a una nueva aventura con nuevos retos, como es la realización de un safari fotográfico por los parques más importantes de Tanzania, o la subida al mítico Kilimanjaro por Umbwe route de Miguel (el mayor de los “niños” con 14 años) y el que les habla ( su padre). Este nuevo viaje nos enfrentaba a nuevos retos: por un lado nos iniciaba en el delicado mundo de los antimaláricos, por otra, suponía el primer desafío activo del grupo (Kilimanjaro) fuera de nuestras fronteras. Y por último y no menos importante, este viaje nos obligaba a la separación de “los cinco” durante los días que duraba la “escalada”.

EL VIAJE

http://viajarconnenesatanzania.blogspot.com/

Cuántas veces pensé en este viaje y cuántas quedó relegado para el futuro. Tendrían que ser los niños un poco más grandes y nuestras dudas con los antimaláricos nos desviaban a otros destinos.
Después de nuestro año sabático en un viaje tranquilo por la bellísima Lanzarote estuvimos mirando un gran itinerario por Venezuela (siempre por libre). Cuando ya tenía presupuestos, vuelos internos, hoteles, dimos un giro radical a nuestros propósitos.
Empezamos mirando itinerarios por Kenya por curiosidad. Más adelante después de ciertas dudas vimos que nuestro viaje era viable entre otras cosas porque dentro de lo carísimo que era Kenya los presupuestos de las agencias nativas bajaban bastante con respecto a las europeas por el cambio dólar euro. De todas formas empecé pidiendo presupuestos a las diferentes agencias españolas no mayoristas que operaban directamente en Kenya y Tanzania, como Damasafaris o Deoadventure. Después de unos cuantos mail con estas agencias me decidí a pedir presupuestos a las agencias nativas de Kenya y Tanzania. Al final decidimos que nuestro destino sería Kenya en lodge con inclusión del cráter Ngorongoro de Tanzania en camping.
Sin tener todavía el safari ni itinerario sabíamos que queríamos unos 20 días con un final de cuatro o cinco días en la playa, incluyendo en este itinerario el Parque Nacional de Amboseli para poder ver de cerca el Kilimanjaro (que ya empezaba a obsesionarme).
El 26 de Diciembre del 2007 compramos los billetes para Nairobi con KLM vía Ámsterdam, con salida el 30 de junio y vuelta el 18 de julio, en total 19 días. Al día siguiente de comprar los billetes se celebraron las elecciones de Kenya cuyo resultado fue manipulado por el gobierno vigente ya que los resultados daban como vencedor a la oposición.
Al parecer estas elecciones se celebraron con grandes irregularidades en el escrutinio lo que desencadenó grandes disturbios en toda kenya entre las etnias kiyukus y luos, partidarios del presidente reelegido Mwai Kibaki y los Kalenjin del aspirante Odinga. Después de dos meses de reyertas y cientos de muertos y viendo que no se acababa el clima de incertidumbre decidimos cambiar nuestro destino. De Kenya y su maravillosa isla del Lamu cambiaríamos a Tanzania y sus playas de Zanzíbar, eso si con el vuelo a Nairobi.
Teníamos también varios presupuestos de Tanzania y no fue difícil cambiar de destino, después de todo habíamos estado dudando bastante entre Kenya y Tanzania.
Aunque la decisión vino forzada por circunstancias penosas, estuve bastantes días maldiciendo nuestra “mala suerte”, una nimiedad comparado con los cientos de muertos y el éxodo masivo en Kenya.
Pensé en la frivolidad que era lamentarme de que en mi destino turístico se estuvieran matando justo cuando yo iba allí, y cambié el pensamiento totalmente.
Como dije antes, tuvimos que cambiar el destino. A posteriori este cambio nos cerró unas puertas pero nos abrió el paraíso natural de Tanzania, y nunca antes el destino se porto tan bien con nosotros, Tanzania es magia pura y de una belleza sobrecogedora
Mi obsesión por el Kilimanjaro me llevó a pensar en la posibilidad de subir al mismo aprovechando que estaríamos en Tanzania, todo pensamientos remotos en esos momentos.
A finales de enero después de un mes de perfilar nuestro viaje teníamos un presupuesto de 5 días de escalada por Umbwe route para dos personas y siete días de safari con alojamiento en lodge posteriores a la “escalada” con la agencia Tanzana Bobbytours
Por otra parte reservamos por nuestra cuenta el hotel en Moshi para los días de escalada, los vuelos internos con la agencia Precisión Air para los trayectos Arusha-Zanzibar y Zanzíbar-Nairobi, y el hotel en Nunwgi (Zanzíbar). El resultado del viaje fue sencillamente perfecto, tanto por la parte que hicimos con la agencia tanzana Bobbytours, como con la que hicimos por nuestra cuenta.




¿POR QUÉ TANZANIA?

http://viajarconnenesatanzania.blogspot.com/














Sólo desde la discreción puedo escribir algo acerca de este dilema

¿Por qué Tanzania frente a otros países de sus mismos o superiores atractivos?
Solo puedo aportar además el punto de vista de Tanzania, pues del África negra solo conocemos este país.
A pesar de que atravesamos por carretera la distancia entre Nairobi a la frontera de Namanga poco es lo que pudimos ver de Kenya. Así que las opiniones que pueda verter aquí son meramente subjetivas y parciales.
Aun así pongamos sobre la mesa ciertos puntos de vista:











El Kilimanjaro

El Parque Nacional de Kilimanjaro que es extraordinario y no se parece en nada a ningún otro Parque Nacional, es el objetivo turístico que más puede inclinar la balanza del lado de Tanzania . Aunque se puede ver bastante bien desde Kenya sobre todo desde el Parque Nacional de Amboseli, no debemos olvidar que el Kilimanjaro está en Tanzania. Sólo con acercarse un poco a cualquiera de los pueblos que viven en sus faldas ya es una experiencia única, pueblos que viven de recolectar café, plátano y otros cultivos. No hace falta subir al Kilimanjaro para llegar a admirar su belleza y majestuosidad, simplemente con adentrarse a unos 2000 metros de altitud acercándose algunas de sus de sus " puertas" es suficiente para vivir su aire, su tierra, su pulso, su viento, su magia…

Serengeti
Cuando llega la gran migración los animales pasan de Serengeti a Masai Mara. Aunque son el mismo parque sólo separados por las fronteras entre Tanzania y Kenia y por la mayor proliferación de animales en uno u otro parque según la estación sea de lluvias o no. Los que han estado en Masai Mara dicen que es más fácil ver animales qué en Serengeti, pero por contra la cantidad de todoterrenos con sus respectivos turistas es también mayor.
Esto último no lo puedo corroborar pero sí os contaré lo que yo vi en Tanzania reflejado también en las fotografías:

En Serengeti vi grandes extensiones naturales de belleza sobrecogedora, pocos coches y suficientes animales en entornos poco agobiantes, en ocasiones en plena acción de caza. Aderezado con una inestimable libertad de horizontes y gran intimidad personal para observar la naturaleza.

El contexto para mí es muy importante, y el hecho de poder ver muchos de estos animales siendo los únicos muchas veces que los observábamos me parecía extraordinario.
Por otra parte, se echa de menos en Serengeti a primeros de julio las grandes manadas de ñus y cebras que ya han emigrado a Masai Mara. Pero para eso está Ngorongoro donde estos últimos herbívoros son perennes.

Ngorongoro

Para mí, junto con el Parque Nacional de Kilimanjaro y Serengeti son las grandes bazas de Tanzania, después les sigue de cerca Tarangire. Habría que poner en un apartado diferente al parque nacional de kilimanjaro, ya que en su género es único en el mundo. Pero sí nos tenemos que referir a los parques nacionales con gran cantidad de animales yo me quedaría en primer lugar con Ngorongoro, aunque a mis hijos les gustó más Serengeti.
Siendo Serengeti único y extraordinario, pongo en primer lugar al Ngrongoro por su situación geográfica única, sus luces, sus colores, su belleza visto desde fuera y desde dentro. Un cráter de 20 kilómetros de diámetro y 600m de pared, situado a 2000 metros de altura entre montañas bellísimas, lleno de ñus y cebras, con un lago de cuento(Magadi) en el centro, con el rinoceronte negro, hipopótamos, flamencos, elefantes, hienas, leones...
Es memorable la bajada a primera hora de la mañana por sus caminos de tierra roja de Tanzania. Esta primera hora permite una de las visiones que nadie debería perderse: el reflejo de las nubes en la superficie del lago central, no es un reflejo cualquiera, ya que todos los días el cráter al amanecer techado de nubes entre las cuales se van filtrando los rayos del sol, permite un espejismo muy particular. Estas nubes no se reflejan de cualquier manera en el lago, ya que al estar tan cerca la visera de nubes (cráter a 2000 metros), la sensación de espejismo en relieve es para caerse de espaldas.
Nada de este efecto he leído en ningún sitio por si se podría interpretar de otra manera, al principio pensé que era evaporación del lago, pero observando detenidamente lo descarte, en fin.








Zanzibar
Yo me hubiera decidido por Lamu a ciegas, un pueblo donde solo se puede llegar en barco (dhow), que no tiene ningún coche, solamente burros, debe ser verdaderamente único. Tanto Lamu como Zanzibar tienen población musulmana. Lamu tienen sus callejuelas únicas y Zanzibar Stone Town. Pero culturalmente necesitamos más a Lamu por lo que respecta de mundo perdido, de lo que ya no queda.
Al final optamos por Nungwi un maravilloso pueblo de pescadores de Zanzibar, la elección no fue fácil ya que hasta el último momento ya con el recorrido en Tanzania asegurado dudábamos entre Lamu y Zanzibar. Esos cuatro días tendrían que ser de descanso, y en nuestro descanso debería haber playas permanentes en buena disposición.
Desgraciadamente Lamu por la manera de discurrir las corrientes por este archipiélago en julio, suele ser bastante turbia en esta época. Lo que obliga hacer excursiones en dhow todos los días si quieres ver buenos fondos. Si lo que buscas es solo playa de superficie, Lamu es suficiente en julio. Pero llegar a lugares donde los propios fondos sean parque natural y ni siquiera echar un vistazo, es inconcebible para nosotros. De esto hablaré más adelante con respecto a Zanzibar.

En fin, para mí el Kili y su belleza total fue la sensación más fuerte de todo Tanzania. Nada me retiene nunca de un país, me llevo mucho de cada uno, pero en el Kili, dejamos algo mi hijo Miguel y yo, y algo quedó para siempre de sus cumbres y su extraordinario cráter en nuestros pequeños corazones.








Nairobi-Moshi

http://viajarconnenesatanzania.blogspot.com/




















A las 4:50 pm del día 30 de junio despegamos de Barajas dirección Nairobi vía Ámsterdam.
A las 5:30 de la mañana llegamos a Nairobi ( como tienen una hora más en realidad eran las 6:30 de allí). Nos quedaba todavía un largo camino por carretera hasta Moshi. La verdad es que habíamos llegado en perfectas condiciones a Nairobi. Los niños habían descansado bien en los trayectos durmiendo tanto en los asientos del avión como en los suelos entre asientos, como es costumbre suya. En las transiciones (escala de Ámsterdam) el buen ánimo y el cosquilleo por la gran aventura que nos esperaba hizo que el viaje fuera, como siempre, coser y cantar. A todo esto hay que decir que nuestros niños ya son “animales” de aeropuerto.
En otras circunstancias hubiéramos hecho el traslado Nairobi-Moshi en autobús hasta Arusha y luego taxi hasta Moshi, pero a la mañana siguiente, Miguel mi hijo mayor (14 años) y yo emprenderíamos la subida al Kilimanjaro. Después de un largo viaje, este otro por carretera debería ser lo más corto posible para poder descansar lo suficiente para el día siguiente.
Así que habíamos contratado un transfer non stop por carretera Nairobi-Moshi.

Que bien habíamos hecho en sacar el visado de kenya en Madrid, ya que llegando a las 6:30 de la mañana después de un largo viaje no es el mejor momento para sacar un visado en una lenta y larga cola. Nosotros apenas paramos en el aeropuerto después de rellenar y entregar unos formularios de entrada.
Al salir nuestro contacto de Bobbytours nos recogió en una Furgoneta que nos llevaría directamente a Moshi.
Por el camino de salida de Nairobi, los cinco abrimos los ojos como platos y empezamos a empaparnos de todo aquello que veíamos por las ventanillas.
Vimos muchísima gente que iba andando a sus trabajos, carreteras y arcenes llenos, algo a lo que nos acostumbraríamos a ver.
Vimos también el tipo de vida tan dura que tiene esta gente. Agricultura y vida de subsistencia, donde el que tiene dos tomates y tres melones los posa en el arcén para hacerse con unos chelines.

Conforme avanzábamos fuimos adentrándonos en otros paisajes, algunos bellísimos, hicimos una primera parada para comprar agua y apreciar la enormidad de los hormigueros de hasta 3 metros que a Pablo (12 años) nuestro hijo mediano tanto le llamaban la atención, Hugo (6 años) pronto se unió al interés de su hermano y allí los teníamos explorando los primeros animales salvajes del África negra: las hormigas. Pronto descubrieron que los árboles estaban plagados de nidos con aves de diferente y llamativo colorido, y Miguel el mayor (14 años), se unió pronto a la exploración.

Cuando llegamos a la frontera de Namanga ( Kenya-Tanzania) tuvimos que pagar los 50 $ por cabeza de visado, ya que estos no los podíamos sacar en Madrid al no tener España embajada de Tanzania.
Después de cambiar unos cuantos dólares por chelines tanzanos en la frontera, proseguimos nuestro camino. Pasados unos kilómetros empezamos a ver con bastante frecuencia a niños masai pastoreando el ganado. Durante el trayecto que nos quedaba le hicimos parar un par de veces al conductor para hablar con los masaicitos, uno de ellos salio corriendo despavorido en cuanto nos vio. Otros dos se mostraron cercanos y amigables e incluso nos hicimos alguna foto juntos. Creo que sentían la misma curiosidad por nuestros hijos que estos por ellos. No paraban de observarse unos a otros con la boca abierta, sobre todo miraban a Hugo y Pablo, los peques, ya que a Miguel lo considerarían mayor. Unos cuerpos enjutos y llenos de polvo de los pies a la cabeza. Cejas, narices, orejas, pestañas y comisuras labiales lucían blancas de la polvareda africana . Estos masais no eran de los que recibían a los turistas bailando, y precisamente por eso resultaban más interesantes ya que entre otras cosas no vivían en zonas de especial relevancia, simplemente era una zona de paso donde nadie para, o casi nadie.
Continuamos el viaje ya sin importarnos el llegar pronto a nuestro destino para descansar. Una vez más “el viaje era el camino”.
Iban apareciendo a derecha y a izquierda de la carretera diferentes poblados masais con sus chozas de adobe características y su disposición en círculo. Decidimos en un arrebato que queríamos hacer una visita a uno de estos poblados, eso si sin bailes ni danza. Como es lógico situ visitas un poblado cualquiera, no tienen porqué estar cantando y bailando ni con sus mejores galas, entre otras cosas porque no están de fiesta.
Aunque camino de Ngorongoro tendríamos concertada una excursión opcional donde nos esperarían unos amistosos, cantarines y danzarines masais, esta nos daría la oportunidad de salirnos del guión.
Después de una relativamente larga negociación, llegamos a un acuerdo del dinero a pagar a cambio de la visita. El que parecía el jefe, que normalmente es el que más ganado tiene fue duro de pelar, y al principio no fueron tan amistosos como los que veríamos en el Ngorongoro. Después de un rato se hicieron más amigables y los niños (nuestros hijos) nos abrieron una vez más las puertas del poblado. En principio solo saldrían a recibirnos fuera del poblado tanto hombres como mujeres y niños, pero después de un rato de “contacto” Pablo y Hugo hicieron amistad, una de las mujeres se interesó por los coloridos collares y pulseras de Pablo muy habitual en estos usos, después de un rato Marga intercambio varias pulseras masai por otras que ella llevaba. Estos masai apenas tenían material para vender como los que más adelante veríamos, a pesar de todo vestían de manera colorida y elegante. Este inesperado giro en nuestras relaciones masai nos abrieron las puertas del poblado, pudiendo verlo por dentro y haceros unas fotos juntos.
Una primera visita, que para ser el primer día colmaba todas nuestras expectativas.

MOSHI

http://viajarconnenesatanzania.blogspot.com/
















Despues del maravilloso itinerario de Nairobi a Arusha con diferentes paradas para ver a los masais, llegamos a esta última ciudad donde pagamos en la oficina de Bobbytours el dinero pendiente del safari, la escalada (50%) y el transfer Nairobi-Moshi. Después de media hora y una vez aclaradas ciertas dudas, quedamos para al día siguiente en Moshi con nuestro guia en el Kilimanjarao: Nuru. Este nos pregunto exhaustivamente por nuestra equipación y sacos de dormir por si hiciera falta alquilar algo, este detalle de profesionalidad por parte del guía nos dio confianza en la empresa.
Una hora y 30 minutos más en coche necesitamos para llegar a Moshi.

MOSHI

Pueblo situado en las mismas faldas del Kilimanjaro a 900 m de altura. Casi todo el mundo que subia al Kili tenía su base de operaciones en Arusha. Una ciudad bastante grande, muy poblada, fea y ruidosa. Nosotros decidimos que nuestro “campamento base” estaría en Moshi, entre otras cosas porque Marga, Pablo (12 años) y Hugo (6 a) se quedaban 5 días en esta población hasta que Miguel (14 a) y yo volviéramos de la “escalada”.
Moshi es un pueblo rodeado sobre todo de plantaciones de buen café, también abundan las plantaciones de plátanos y otros culivos. El ritmo alegre y colorido de sus ciudadanos no pasa desaparecido para el turista y desde cualquier calle de Moshi se puede ver el majestuoso Kilimanjaro a muy corta distancia.
Ojo a la referencia visual: Moshi 900m, Kili 5896m, 5000 metros de altuta y una anchura mostruosa. Ni siquiera el Everest con sus 8848m hay un contraste tan grande , ya que su campo base se encuentra a 5550m, unos 3300 metros de contraste frente a los 5000 de Moshi.
Desde Moshi el Kili asoma por encima de las nubes, la mirada tiene que posar sus ojos muy arriba para ver la cima, es una sensación de gigantismo acentuada por la proximidad al kili.
Otras de las ventajas de Moshi es que es mucho más barato que Arusha a parte de placentero y tranquilo.
Buscamos mucho para encontrar un buen hotel con buena relación calidad precio entre los pocos que hay en Moshi, y aunque no suelo dar publicidad de los hoteles a no ser que verdaderamente lo merezcan, después de mucho buscar por internet encontramos el Keys hotel, un agradable y tranquilo hotel, donde tratan a la gente muy muy bien. Por unos 70 $ la doble con aire acondicionado, mosquiteras y ventilador, vistas al Kili, desayuno anglosajón incluido, con piscina, limpio y a las afueras del pueblo (unos 600m) que le daban la localización perfecta, ni el bullicio del pueblo y a un paseito para buscar lo que uno quiera.




.



























Ya he dicho antes que el Keys hotel ofrecía una coqueta piscina con un jardín muy cuidado que fueron bien aprovechadas por Marga, Pablo y Hugo. Este hotel también ofrecía rutas de escalada y dejaba alojar en el a gente que fuera hacer la ruta con otras agencias. Este detalle es importante ya que hay buenos hoteles en Moshi que solo te dejan reservar con ellos si haces una reserva previa de escalada o safari, como por ejemplo el Springfield hotel de la agencia Zara tours.

El Keys hotel también ofrecía una especie de casas-choza muy coquetas a un mejor precio que las habitaciones con aire acondicionado. Al final nosotros solo hicimos uso de los ventiladores de techo para disuadir a los mosquitos aunque como he dicho todas las camas tienen mosquiteras.
El ambiente del hotel es totalmente internacional, canadienses, americanos, noruegos…
En fin, buen hotel, buena comida y buen trato.

Nosotros rechazamos el hotel que nos ofreció Bobbytours en Arusha, preferimos el Keys hotel de Moshi por su situación , tranquilidad y el detalle de que para nosotros no solo era un hotel de paso, sino que representaba parte de la ruta de ocio de Marga, Pablo y Hugo. Sin embargo nos quedamos con Bobbytours para la organización de la “escalada” al Kili y para nuestro posterior safari por los principales Parques Nacionales de Tanzania.



.




ASCENSIÓN AL KILIMANJARO UMBWE ROUTE-CLIMB KILIMANJARO

http://viajarconnenesatanzania.blogspot.com/
















El Kilimanjaro es una montaña cubierta de nieve de 5895 metros de altura, y dicen que es la más alta de África. Su nombre es, en masai, «Ngáje Ngái», «la Casa de Dios». Cerca de la cima se encuentra el esqueleto seco y helado de un leopardo, y nadie ha podido explicarse nunca qué estaba buscando el leopardo por aquellas alturas”.
Ernest Hemingway
Con este epígrafe comienza el famoso cuento del escritor americano “Las nieves del Kilimanjaro”
















Cantar mil maravillas de Tanzania y su preciosa “ínsula” de Zanzíbar puedo, de su esplendorosa y sobrecogedora naturaleza, de cómo atrapa el mal de África poco a poco y como se echa de menos cuando no se está allí. Pero hay también un imán que atrae desde muchos kilómetros de distancia, una referencia visual que aparece en cualquier momento, al amanecer, por la tarde, al medio día entre las nubes, al torcer una esquina entre pequeñas casas, detrás de una manada de elefantes. El Kilimanjaro “te mira”, inmenso, precioso, monstruoso visto desde la sabana, suave su contorno, blanca su corona.
Las sensaciones tan fuertes que esta montaña, este tótem de África, transmite en el espíritu de cualquiera que se acerque a su sombra, no pasan prestas, si no que permanecen perennes en el recuerdo y en el alma.
El Kilimanjaro es la montaña más alta de África (5895m) y el décimo volcán más alto del mundo, fascinante por encontrarse solo en medio de la sabana africana, como una maravillosa anomalía de la naturaleza. Una montaña que comienza su ascenso con un denso bosque tropical con helechos gigantes coetáneos de los dinosaurios, terminando su cumbre con un clima polar ártico de nieves, hielos y glaciares azules y blancos, que atraviesa paisajes de mundos perdidos a 4000 metros, Shangri-La africano con gigantes senecias encantadas, salidas de un antiguo cuento.
gtrevice




De las diferentes rutas que hay para subir al Kilimanjaro, la más común es la Marangu o ruta de la Coca Cola. Llamada así por ser la más concurrida y en principio más cómoda, ya que se duerme en cabañas y los cocineros pueden preparar sus comidas en ellas, también hay gente que vende botellas de agua mineral y baños en cada campamento.
Nosotros rechazamos desde el primer momento esta ruta, seguramente tuviera grandes atractivos también, y siempre es respetable e lo que elige cada uno. Pero a mi hijo Miguel y a mi nos apetecía vivir la magia de esta montaña de la mejor manera posible.
Elegimos una ruta que nos permitiera dormir en tienda de campaña, con poca gente y con unas vistas al Kili increíbles desde el primer día de ataque al mismo, pero a su vez una de las rutas más exigentes: Umbwe route
Mis tiempos de Maratoniano de 2h20m quedaban lejos, y aunque a mis actuales 44 años sigo practicando deportes con asiduidad, no deberíamos de descuidar la preparación. En cuanto a mi hijo Miguel de 14 años (a cinco días para 15) estaba fuerte como un toro y con una resistencia a prueba de bomba, no tan buena como la mía, pero con una calidad muscular muy superior, como es lógico a su edad.
Para ello lo más importante fue la buena planificación, entrenamiento específico y el adecuado material, sobre todo unos muy buenos sacos de dormir, ya que las noches son bastante frías sobre todo la última, donde se empieza a subir de noche y a una temperatura de -12º C, y termina bajando hasta un rango que oscila entre los
-15º a -21ºC.
La ruta más aconsejable para coronar con éxito el Kili es la Machame durante unos 6 o 7 días, ya que te permite un mayor tiempo para adaptarse a la altura, y la progresión en la subida es más paulatina. También la ruta Machame ofrece vistas extraordinarias del Kili, de hecho Umbwe route y Machame se unen en Barranco Hut, y a partir de aquí el recorrido es el mismo.
Nuestro problema es que solo teníamos 5 días para la ascensión al Kili. El 1 de julio llegamos a Moshi a primeras horas de la tarde y del 2 al 6 (5 días) deberíamos subir y bajar, ya que el siete nos íbamos los cinco de safari.
Cinco días es muy poco tiempo para subir al Kili, incluso por la ruta Marangu aconsejan un mínimo de un día más de aclimatación a 4000 metros.
Nosotros además iríamos por la ruta más exigente: Umbwe route.
El motivo por el que elegimos esta ruta teniendo pocos días para subir al Kili, fue una de las particularidades de Umbwe route, particularidad que puede venir bien a los que estén bien preparados físicamente, pero que están expuestos igualmente al mal de altura por el poco tiempo disponible para subir. Se trata de que en esta ruta se puede estar hasta 36 horas entre una altura de 3900 a 4600m de altura, lo que da una oportunidad de aclimatación activa a los que han elegido esta camino.
Se empieza la primera jornada de esta ruta en Umbwe Gate (entrada) 1800 m hasta Umbwe Caves 2900 m. La segunda jornada transcurre de Umbwe Caves a Barranco Hut 3900 m, este segundo día desayuno a las 7:30h y salida a Barranco Hut a las 8h. Nosotros disciplinados a las 8 ya estábamos listos con todas las pertenencias recogidas, sacos, aislantes, ropa, mochilas, linternas…
Salimos a las 8h y como nuestro ritmo era bueno, llegamos a las 12:30 (4:30h) a Barranco Hut sin forzar y con una frecuencia cardiaca moderada.
La tercera etapa discurría entre Barranco Hut a Barafu Hut 4600 m, salimos a las 8 y llegamos a la 1h ( 5 h) del 3º día. Nos quedaría solo la última etapa normalmente a las 11:30 de esa noche saldríamos para llegar al amanecer, nosotros saldríamos a las 12:30 para ajustar nuestro ritmo a la llegada, de lo contrario llegaríamos de noche y tendríamos que esperar al amanecer.
Desde que llegamos a Barranco Hut a las 12:30h PM del 3 de julio hasta que salimos de Barafu Hut para ascender a la cima la última noche a las 12:30AM del 5 de julio, trascurrieron 36 horas. Lo que implica que estuvimos entre los 3900m y 4600m 36 horas, o lo que es lo mismo subimos 350m cada 18 horas, que es un ritmo de subida suave en esta zona crítica. Esto es posible porque la 3º jornada desde Barranco Hut a Barafu Hut es una etapa de llaneo relativo (MIRAR GRÁFICO), de hecho las primeras 23h solo se suben 200m hasta Karanga Valley(4100m), campamento a mitad de camino entre Barranco Hut (3900) y Barafu Hut(4600) y donde nos hubiéramos quedado un día de aclimatación si hubiéramos tenido tiempo .
Luego teniendo buena forma física, este camino compensa para 5 días si se aprovecha bien esa etapa de llaneo, eso si larguísima pero mejor que la pendiente perpetua de Marangu route.
De todas formas 5 días es muy poco tiempo y no es recomendable, no hay que olvidar que subimos a 5895m en muy pocos días. Siempre es mejor subir en 6 o 7 días.














PLANIFICACIÓN Y ENTRENAMIENTO ESPECÍFICO PARA SUBIR AL KILI



Nosotros nos habíamos aprovisionado de buen equipo, preparando cada mínimo detalle, incluyendo parametros de alimentación adecuada antes y durante la subida, y aunque la comida era suministrada por los porteadores siempre es bueno llevar ciertas alternativas y refuerzos a la dieta proporcionada por el cocinero. Al final la comida resulto ser bastante buena, generosa en cantidad y en calidad, y lo más importante, adecuada al tipo de actividad. Se incluía en la dieta gran cantidad de hidratos de carbono, amen de la adecuada cantidad proteica y de fruta. Aun así nosotros llevábamos unas 60 barritas energéticas para los trayectos de travesía y para cubrirnos las espaldas por si la comida no fuera suficiente, que si lo fue. De todas formas aunque nos sobraron barritas siempre fueron bien recibidas por todos los componentes del grupo. También llevábamos dos bandejas de dátiles que comimos 7 horas antes de la noche de subida. Los dátiles junto con los orejones son la mayor fuente energética de la naturaleza. Obligatorio para todo aquel maratoniano que se precie antes de la competición para reforzar la dieta de los hidratos de carbono.
Todo esto sin olvidar la constante, meticulosa y obstinada ingesta de líquidos hasta salir por las orejas si fuese necesario. Deshidratación = perdida de liquidos = disminución de plasma sanguíneo ( parte no sólida de la sangre ) = mayor densidad de la sangre = mayor esfuerzo cardiaco para mover la misma cantidad de sangre (menor eficiencia del corazón con los mismos latidos)= mayor frecuencia cardiaca para llevar oxigeno a los tejidos (musculos)= para el mismo trabajo en igualdad de condiciones, mayor frecuencia cardiaca para el deshidratado o mininimamente deshidratado, mayor recalentamiento muscular, mayor demanda urgente de liquido, mayor exposición a mal de altura.
El agua si es posible con alguna bebida isotonica muy diluida para mejor absorción del organismo por afinidad con la sangre (sales, azucares…)

Como último detalle diré que el mal de altura aparece entre otros factores por la hipoxia o falta de oxigeno. Si uno se encuentra deshidratado en la montaña se provoca una pequeña hipoxia añadida, porque cuando el cuerpo tiene deficiencia de líquidos también está más cansado recalentado y asfixiado entre otras cosas. Hay más hipoxias añadidas a la montaña bajo mi punto de vista aparte de la deshidratación: la mala forma física para el reto propuesto. Cuando uno corre o hace ejercicio se entra en una hipoxia provocada que hace al organismo fabricar más glóbulos rojos (que transportan el oxigeno) para adaptarse a esta circunstancia. En realidad es el primer principio del entrenamiento, se mejora porque el cuerpo se adapta aumentando la tasa de hematocrito. Si una persona tiene baja forma física, lo que para uno es fácil y no requiere esfuerzo para otro puede ponerle al límite: ando a 6 km hora subiendo una montaña con 130 pulsaciones por minuto, al lado otra persona que a ese mismo ritmo e incluso más despacio va 170 pulsaciones por minuto. Como vemos esta segunda persona ya entra en una primera hipoxia por falta de recursos físicos, que añadida a la hipoxia por falta de oxigeno que da la montaña por la menor presión atmosférica da como resultado una mayor posibilidad de que afecte el mal de altura. Aunque la buena forma física de una persona no te exime del mal de altura cuanto mayor consumo de oxigeno tiene una persona más tarde la posibilidad de que te afecte. El consumo de oxigeno se aumenta haciendo trabajo aeróbico como carrera continua , natación, ciclismo o andar por el monte… Está claro que para una persona que es capaz de correr sin problemas de 15 a 17 km hora, andar a 5 o 6 km hora es un paseo. Cuanto mayor margen entre nuestra capacidad máxima y nuestro reto más posibilidades de conseguirlo, así que a entrenar. Un entrenamiento mínimo muy adecuado para la montaña (tres o 4 días a la semana) es intercalar días de marchas largas subiendo monte como entrenamiento específico, con carrera continua a ritmos claramente superiores, carrera continua en exclusiva de entre 30 minutos hasta donde uno pueda y quiera, o carrera continua de unos 30 a 40 o 50 minutos continuando el resto a pie hasta las 2h o 2h30. Nosotros entrenábamos juntos tres días a la semana, uno de montaña los fines de semana, otro de 40 minutos corriendo a ritmo medio y otro de 2h 30 de carrera y marcha. Era el tiempo que podía sacar de mi hijo Miguel, por aquella época en exámenes.
Un último detalle, la semana antes de subir al Kilimanjaro estuvimos viviendo en cotas comprendidas entre los 2000 y 2500 de altura. Esto nos facilito algo de adelanto para la aclimatación a la altura.
En definitiva subir al Kilimanjaro no requiere un gran entrenamiento, incluso con poca condición física se puede subir a ritmos muy suaves y con 7 u 8 días. Para nosotros que solo teníamos 5 días que luego se convirtieron en 4, nuestro entrenamiento fue lo suficientemente duro como para que la mayor parte de subida al Kili se nos hiciera cómoda. Aparte yo respondía por mi hijo Miguel, no me iba a exponer a que pasara el más mínimo contratiempo. Así que el subió el Kili con 14 años, pero como un margen de tranquilidad y comodidad absoluto..

En resumen para afrontar la subida del Kili con la mayor garantía de éxito posible, se debería subir en 6 o mejor 7 u 8 días para dar tiempo al organismo a que haga los ajustes pertinentes para adaptarse a la altura. Beber mucha agua para estar siempre bien hidratado, llevar material adecuado para la actividad y tener una mínima preparación física específica.
Leer más:



INSECTOS Y PALABRAS
Free counter and web stats